Crítica y reflexión sobre D.Cassany

Me parecen fascinantes las investigaciones que comparan lo que hacen al escribir o leer los profesionales, con los estudiantes. Aislar estrategias de este modo es una buena forma de entender la diferencia entre un buen o un mal resultado, eficaz o ineficaz.

El hecho de creer en la facilidad o complejidad de un texto hace que el escritor sea más o menos competente, dice el autor. La creencia de dificultad propiciará unos procesos más complejos que la creencia de facilidad. La facilidad propicia la espontaneidad.

Al autor, le cuesta ver en la espontaneidad un proceso de creación de ideas. En este punto estoy completamente de acuerdo, la capacidad de generar nuevas ideas, estructuras, o conceptos va muy unido al concepto de constancia y esfuerzo. Si bien es cierto que nos puede salir un buen escrito espontaneamente, el aprendizaje, al escribir, nunca será el mismo que aquel autor que ha trabajado, pensado y reesctructurado veces y veces un texto.

En las investigaciones a las que hace referencia  D.Cassany, se dieron cuenta que los escritores expertos tenían muy en cuenta al lector  y que este pensamiento creaba ideas nuevas en el acto de escribir.

Esta idea es innovadora, pensar en el lector antes que en el tema.

En nuestra sociedad tendemos a la rapidez, a las prisas, al querer hacerlo todo bien y ya. La constancia, el esfuerzo y la paciencia son virtudes que nos cuesta seguir. La planificación de la que habla Cassany tiene relación directa con lo que acabo de decir. La planificación es la base del proceso y su consecuencia: un buen resultado. Con una buena planificación enseñaremos no solo a parar, pensar, reflexionar, corregir, dejar surgir nuevas ideas sino que también estaremos ayudando a los alumnos en el arte de la paciencia. No tener miedo a equivocarse, volver a empezar…

Planificar la estuctura, hacer un borrador con ideas nuevas, reformular la estrucatura y hacer un segundo borrador, y así, hasta que nos sintamos satisfechos con el escrito me parece una idea muy acorde a lo que acabo de llamar paciencia y esfuerzo. Cassany nos presenta este proceso al que llama recursivo, como una novedad dispuesta al cambio. Nos da la opción de volver a empezar en cualquier momento, y este fin nos quita la exigencia de ser prefectos ¡ya! Nos da tiempo, pausa, silencio, es un proceso flexible que nos deja libertad para actuar y nos quita la presión. Me gusta.

Tener en cuenta el contenido más que la forma.Corregir primero el contenido y después la forma solo cuando nos sintamos satisfechos con el contenido.

Debemos ser humildes al escribir, no todo lo sabemos, ni lo podemos saber, como bien dice el autor tenemos la suerte de contar con herramientas que nos serán de gran ayuda en las dificultades durante el proceso.

Crear y desarrollar nuevas ideas, relacionar conceptos y formar nuevos, analizar una idea y desglosarla, consultar fuentes externas para buscar información, hacer esquemas o resumir textos, saber reconocer las frases importantes en un texto y su jerarquía, discriminar la información relevante de la irrelevante…son algunos de los conceptos que el autor considera como necesarios e imprescindibles para un buen escritor y un buen lector.

SANDRA PÉREZ MARTÍ

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s